Ir arriba

Ricardo Díez

Dpto. Investigación

mini

Parece que Adobe Flash está llegando a su fin

03 septiembre 2015

La guerra que gran parte de Internet tiene declarada a la aplicación Flash podría estar llegando a su etapa final. El player de Adobe parece tener los días contados desde que el 1 de septiembre Google, con la última actualización de su navegador Chrome, evita la ejecución automática de publicidad basada en Flash en dicho navegador (siempre que el contenido no sea crítico, y dándo la opción al usuario de reproducirlo si lo desea), bloqueo que se suma al hecho de que en mayo del año pasado Google anunciara que YouTube se pasaría completamente a HTLM 5, acción que se hizo efectiva a principios de 2015.

Son muchos los que defienden a Google por su decisión. Según numerosos expertos Flash es una plataforma bastante insegura, y aunque Adobe suele responder rápido con parches a todas las vulnerabilidades que van surgiendo parece que han sido demasiadas en los últimos meses. Uno de los problemas más destacados para los usuarios durante este último año es que Flash realiza un consumo excesivo de RAM en los sistemas (que se agrava con Chrome ya que el navegador utiliza también bastante RAM, aunque éste con mejores motivos), con lo que ralentiza la navegación empeorando así la experiencia del usuario.

¿En qué medida afecta a los usuarios? En el corto plazo disminuirá la publicidad que veamos al navegar por Internet hasta que todos los anuncios se adapten a estas restricciones de Flash y cambien de plataforma. Para los internautas, parece que la opción más cómoda, si no se quiere tener que desinstalar Flash definitivamente, programa que seguro tenemos la mayoría en nuestros ordenadores, sería utilizar Chrome a la hora de navegar por Internet, ya que el navegador bloquea Flash automáticamente de manera preventiva a menos que el usuario desee ver el contenido de forma voluntaria.

¿Y al sector de la publicidad? Para la publicidad en Internet este hecho es muy importante, prácticamente un antes y un después, ya que hoy día el 90% de los anuncios en el medio digital están basados en este software, y Chrome supone más de la mitad de los navegadores de escritorio del planeta, con lo que agencias y clientes tienen que adaptar definitivamente sus métodos a este cambio, cambio que en general se traducirá en la utilización de la plataforma HTML 5, que además es multidispositivo con lo que a la larga facilitará las cosas aunque actualmente esté suponiendo muchos dolores de cabeza. Este otro player también se presenta más versátil, pero a cambio los archivos generados para esta plataforma pesan más, además para los profesionales que están acostumbrados a trabajar con Flash no va a ser tarea sencilla ya que su utilización es bastante distinta.

Un plan magistral. Hace unos años, al comienzo de esta guerra generalizada contra Flash, Google lanzó una herramienta publicitaria para poder pasar los anuncios que se basaran en Flash a HTML 5 de manera automática, eso sí, siempre y cuando fuera mediante AdWords, el programa que utiliza Google para ofrecer publicidad patrocinada a sus clientes. Parece que el gigante de Silicon Valley ha sabido jugar bien sus cartas.