Ir arriba

Jaime López Francos

Consejero Delegado

mini

Nuevo entorno de comunicación y los principios de siempre

06 mayo 2016

Vivimos en el mundo del cambio constante. La velocidad y la agilidad se han convertido en las variables imprescindibles para poder competir. Esto se aplica en casi todas las industrias pero especialmente en la nuestra, la industria de la comunicación, que está fuertemente ligada con las nuevas tecnologías responsables de este nuevo escenario de cambio constante y evolución vertiginosa.

Poder tomar cierta perspectiva para observar la evolución de las cosas siempre es útil, yo diría que imprescindible, en un mundo donde la velocidad y el cambio se han situado en el centro de nuestras vidas.

La TV es un fenómeno relativamente reciente. Sólo hace unos 50 años desde que se empezó a emitir publicidad en TVE y hace apenas 20 años que las cadenas privadas llegaron al mercado. Actualmente las audiencias están muy fragmentadas, se empieza a pagar por contenidos y además se consume en distintos dispositivos y momentos. Y como decía, la evolución de las nuevas tecnologías traerá nuevos cambios que ahora no podemos prever.

Pese a todos estos cambios, la Televisión sigue siendo el motor de la notoriedad publicitaria y la clave a la hora de diseñar una estrategia de construcción de Marca.

Llevamos años escuchando que la TV se acaba o que va a perder eficacia, pero lo único cierto es que aunque también evoluciona, su poder sigue siendo el mismo y es enorme. Su liderazgo en generación de recuerdo e inversión es indiscutible.

Hace ahora unos quince años que llego la revolución digital. Muchos negocios fueron transformados: agencias de viajes, prensa, apuestas, comparadores, etc…

Es curioso ver como en la era digital la TV se ha convertido en la clave para el desarrollo de los negocios más digitales.

Cualquier negocio digital se debe fundamentar en una propuesta de valor diferencial, pero a su vez debe construir Marca y sobre todo generar tráfico a su Web. Sin tráfico a la nueva “tienda digital” no hay negocio.

Lo mismo sucede con la industria de las Agencias de Medios. Que llega la digitalización, que tenemos que reinventarnos, que debemos descubrir al nuevo profesional… Todo ello es muy cierto, tan cierto como que siguen vigentes unos principios que son los que realmente marcan la diferencia.

Las agencias deben mantener la fidelidad a estos principios, por supuesto evolucionar, pero no hay que olvidar que hay una serie de reglas que te hacen ser ganador. En un mundo en transformación, hay que avanzar, ser muy rápido pero también mantener los cimientos que te han llevado al éxito. Quizá más que nunca.

1.- El Cliente es el centro de todo: si no trabajas por y para el Cliente estas empezando a destruir tu negocio.

2.- Debes tener un equipo con más talento que tus competidores, invertir por los mejores, hacerles jugadores de equipo y mimarles para que te den el máximo y aporten.

3.- No impongas políticas de inversión, la única lógica y sensata es recomendar lo que le funciona al Cliente. Tener un Cliente bien dirigido es la clave del negocio.

En los próximos 10 años nuestra industria debe preocuparse de sus profesionales, de la imparcialidad, de la combinación de TV y digital y, como siempre, de que al Cliente la publicidad le funcione.

El mundo cambia a toda velocidad, pero los principios siguen vigentes y no olvidarlos es tan importante como la adaptación al cambio.